chevron-left
chevron-right

Sant Antoni Weed Club

Solo para socios
PlayStation
Restricción de edad
La Liga
No fotos
Billar
La cuota de socio 20€
Parking para bicicletas

Sant Antoni Weed se ubica a cinco minutos caminando de la plaza España en un barrio hipster que se llama Eixample. ¡Aquí es donde puedes conocer fácilmente a los jóvenes catalanes y a los expats ya establecidos en la zona! Es más, puedes ver las transmisiones deportivas en pantallas grandes, jugar al billar con amigos, darle al máximo en la PlayStation, tomar una cerveza y lo más importante, ¡fumar todo lo que quieras y como quieras!

El diseño interior está hecho en un estilo escandinavo y lacónico: unos muros de un color muy tranquilo, unas construcciones metálicas de color negro, unas encimeras de madera y unas sofás espaciosas. ¡Parece que no hay nada superfluo aquí! Pero al mismo tiempo el sitio es acogedor y está siempre limpio. El club se divide en tres zonas:

  • Un salón de chill-out, donde durante el día la mayoría de las veces están sentados los freelancers con sus portátiles y los cafés, trabajando. Por cierto, el club tiene a disposición todo necesario para aquello: wi-fi, los enchufes, unas mesas cómodas… Y por la noche los amigos se reúnen aquí en pequeños grupos, bebiendo cerveza, charlando, jugando al fun4four.
  • Hay una zona lúdica con las pantallas y el PlayStation. Los dueños prometen próximamente de proveer los cascos VR, morimos de ganas!
  • La sala principal en el centro de la cual se luce la encimera de barra de madera natural que rodea la columna con un acuario transparente e instalación verde en su interior. En las paredes están colgados dos pantallas enormes, frente a las cuales se reúnen todos los socios del club durante los partidos de fútbol importantes para ver las emisiones, por supuesto. ¡Sin lugar a dudas, el rey de la sala principal es el billar!

En Sant Antoni Weed probablemente hay la selección más rica del cannabis en Barcelona. Aquí siempre hay al menos 15 tipos de cogollos y como mínimo 10 variedades de hachís, así como comestibles con la marihuana y todo tipo de extractos, concentrados de cannabis… En pocas palabras, hay cosas tanto para los amantes de los productos clásicos como para los aficionados de las formas exóticas de consumir la ganja. Por cierto, el precio es bastante económico.

El ambiente está muy genial ya desde la entrada. Primeramente, hay un parking para los patinetes eléctricos y bicicletas. Segundo, en la recepción te da bienvenida una chica súper amable. Uno se siente como todos le estuvieron esperando aquí.

Dentro del club suele haber una música suave, siempre de diferentes géneros, desde el hip-hop hasta deep house. ¡El programa del fin de semana incluye los sets de DJ y un ambiente especial!